Desde Estados Unidos al Valle del Guadalhorce

La nuez pecana, también conocida como pacana, nuez encarcelada o nuez de la isla, es una variedad de fruto seco procedente del nogal pecanero (Carya illinoinensis). Este producto rompe con los esquemas de lo que comúnmente hemos conocido como nuez en España: su aspecto es más alargado y su cáscara es lisa y tierna, similar a la de una bellota. El aspecto interior de una nuez pecana es muy parecido al de una nuez tradicional, aunque existen diferencias en su sabor: es menos amargo y más aceitosa.

La producción de la nuez pecana malagueña se localiza sobre todo en la comarca del Valle del Guadalhorce, donde se dan las característica idóneas para el crecimiento de este árbol: alternancia de períodos de calor con épocas de frío. La variedad más común de la nuez pecana cultivada en Málaga es la Mahan, de forma alargada, de gran tamaño, con un sabor rico y un pelado fácil. Existen otras variedades menos habituales en nuestra provincia de nuez pecana como la Western Schley, Pawnee, Wichita, Lakota o Wako. El cultivo de la nuez pecana en Málaga carece de una larga trayectoria histórica. Sin embargo, la producción es cada vez mayor. A día de hoy hay plantadas más de 300 hectáreas solo en la comarca del Valle del Guadalhorce que generan una producción de más de 200 toneladas al año.

Muchos agricultores están viendo en el nogal pecanero una oportunidad de negocio como sustitutivo de los cítricos, ya que es un árbol que requiere poco cuidado y cuyo fruto está muy cotizado en el mercado. El valor nutricional de la nuez pecana Las nueces pecanas son un fruto más que recomendable en cualquier dieta, especialmente para embarazadas (contienen un alto grado de ácido fólico, necesario para la correcta formación del feto), para reducir el colesterol malo, para reducir la hipertensión y para prevenir el cáncer de próstata. El aporte energético de las nueces pecanas también es muy elevado (700 kilocalorías por cada 100 gramos), por lo que se recomienda consumir solo unas cuantas al día. La composición de una nuez pecana se distribuye en un 70% de grasas, un 14% de carbohidratos, un 9% de proteínas y, el resto, en agua, vitaminas, minerales y fibra dietética. También ofrecen ácidos grasos ácidos grasos omega-3, omega-6 y omega-9 como los que se pueden encontrar en el aceite de oliva.

La nuez pecana procede de un nogal originario de Estados Unidos. La presencia de este árbol destaca sobre todo en los estados de Indiana, Iowa, Misisipi y Texas. En todos ellos el nogal pecanero es el árbol nacional. La nuez de la isla también es frecuente en algunos territorios de México como Chihuahua, Coahuila y Nuevo León. Su nombre, en cambio, es de origen indio y significa “la nuez que requiere una piedra para romperse”

El período de recolección de la nuez pecana en Málaga se extiende desde el mes de septiembre hasta el mes de enero. Mayoritariamente la producción se utiliza para el consumo local, aunque cada vez existe una mayor demanda de este fruto seco dentro del sector repostero. Es habitual encontrar la nuez pecana como acompañante de dulces, tartas, pasteles o ensaladas, aunque también se puede comer en forma de snack como cualquier otro fruto seco. Se puede comprar envasado en tiendas.

El cultivo de la nuez pecana malagueña es un asunto que está levantando interés entre los agricultores de la provincia. El Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía, a través del centro ubicado en Churriana, está desarrollando diversos estudios para saber más acerca de la adaptación de las distintas variedades de este nogal a las tierras de Málaga. A través de estos estudios también se están efectuando algunas plantaciones experimentales para conocer más acerca del nogal pecanero.