Quesos Flor Bermeja es una pequeña empresa, situada en la localidad de Casabermeja, a 25 kilómetros de Málaga. Nació hace casi diez años, cuando sus tres socios fundadores, Melania, Víctor y Sebastián, decidieron dar un giro a sus vidas y emprender un negocio basado en uno de los oficios más arraigados y tradicionales del pueblo: la elaboración artesanal de quesos.

“Hacer quesos me fascinaba desde pequeña”

Melania Pico Alcoholado era administrativa y fue concejala de su pueblo durante ocho años. En 2011 decide que quiere cambiar de vida, “hacer quesos me fascinaba desde pequeña, siempre me había llamado la atención ser quesera, aunque ni siquiera sabía que esa profesión existía”, sonríe Melania. Fue entonces cuando hablando con algunos amigos “de toda la vida del pueblo” empezó a construir lo que hoy día es su pasión y le ocupa todo el día. “No tenía ni idea de que pudiera existir el título de Maestro Quesero, no sabía ni cómo montar el negocio ni darle forma, yo sólo tenía un proyecto en mente y creía en él”. “Los que emprendemos estamos siempre llorando, porque la incertidumbre y el cambiar de vida nos aterra. No sabíamos qué papeles teníamos que tramitar, ni de controles de calidad, ni nada de contabilidad”, recuerda con una leve sonrisa Melania. Sin embargo, “fuimos poco a poco desmadejando el ovillo”.

Melania estudió Maestro Quesero en el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera y Alimentaria (IFAPA), situado en Hinojosa del Duque, Córdoba, y desde entonces ha ido aplicando sus conocimientos para mejorar e innovar. Sebastián Palomo, otro de los socios y fundadores de Flor Bermeja, aunque ya se dedicaba a la elaboración de quesos artesanales, sólo hacía una pequeña producción que solía vender a amigos y conocidos del municipio. Víctor Román, “la tercera rueda de este engranaje”, se dedica a la comercialización y distribución de los productos y gracias a su empeño cada vez están llegando a nuevos puntos de venta en Málaga y localidades del interior de la provincia. “Hacemos un buen equipo, cada uno sabe lo que tiene que hacer y nos entendemos a la perfección”, asegura Melania.

Aromas y sabores de la sierra

Cada día, reciben 700 litros de leche fresca de cabra de varios productores de la comarca, con los que elaboran tanto los quesos como otros derivados lácticos de gran calidad, puesto que estas cabras pastan en plena sierra y se alimentan de los pastos del entorno transfiriéndole a sus quesos aromas y sabores diferenciados. Su producto estrella es el queso fresco, “producto al que nos dedicamos cuatro días a la semana, aunque en los últimos años también van cogiendo peso en el mercado nuestros semicurados, curados y añejos”, asegura Melania Pico, socia fundadora y Maestra Quesera.

También realizan innovaciones lácticas, a las que destinan alrededor de un 35-40% de su producción. En este sentido, caben destacar las cremas de queso láctico, elaboradas a partir de queso fresco condimentado con numerosas especias como pimienta, ajo-perejil, o incluso con mermeladas; el bombón de queso en Aceite de Oliva Virgen Extra; los rulos de cabra malagueña, frescos y maduros; quesos de corteza lavada con cerveza y el queso Zambra, un queso cuadrado que se caracteriza por su aspecto externo de color negro, provocado por una capa de ceniza de uso alimentario cubierta por un manto blanco debido a la presencia del Penicilium Candidum, y que en 2018 obtuvo el primer premio, en la categoría de coagulación láctica, en el Concurso de Quesos Andaluces Artesanales de Villaluenga del Rosario (Cádiz).

La importancia de las ferias

La mejor manera de darse a conocer y “abrir mercados para nosotros es asistir a las ferias y vamos a todas las que podemos”. Ser parte de “Sabor a Málaga” les ha permitido ser más conocidos y aumentar sus ventas, por eso, participan en todas las ferias locales y comarcales,  y desde que se adhirieron a la marca en mayo de 2017, han estado presentes en dos ocasiones en la Gran Feria Sabor a Málaga. Melania asegura que todo el producto que llevan a esta feria consiguen venderlo, pero, además, apunta que es primordial poder hablar con las personas que asisten a ella. “Nos sirve para conocer sus gustos y preferencias y usamos esa información para investigar en nuevos productos y elaboraciones que los satisfagan”.

Los quesos y lácticos de Flor Bermeja cuentan con unos exhaustivos controles de calidad que comienzan con la leche que les llega diariamente de sus proveedores autóctonos, que además tienen sus propios controles y certificados de calidad. “Cuando la leche fresca llega a nuestra fábrica, tiene que pasar un segundo control y a partir de ahí siguen las auditorías y recogida de muestras en cada uno de los procesos. Esta trazabilidad certifica cada uno de nuestros productos hasta la el punto de venta”, afirma Melania.

La Costa y las redes sociales

Actualmente están intentando ampliar su producción para poder introducirse en la zona de la costa de Málaga.  Atentos siempre a todo aquello que les haga mejorar en su empresa, ratifican que las nuevas tecnologías y las redes sociales se han convertido en uno de los medios más beneficiosos. “Nosotros mismos montamos nuestra página web como pudimos y como sabíamos, muy humildemente. Y en cuanto a las redes sociales, nos vamos defendiendo. Solemos poner una noticia al mes y no falla, ese día las ventas suben”.

Melania, Sebastián y Víctor sienten pasión por su profesión, creen en una economía sostenible en la que los pequeños productores se ayudan unos a otros para activar a las zonas rurales y se esfuerzan por innovar y sorprender a sus clientes y brindarles siempre productos hechos artesanalmente.

La receta malagueña de Flor Bermeja

La receta malagueña preferida de Melania es el queso fresco con carne de membrillo. “Aunque particularmente me encanta con uvas y melón. Una receta rica, sana y saludable” sonríe satisfecha ante el equilibrio de su composición. Por otra parte, Melania también destaca el queso fresco en rulo, “es ideal para hacer salsas y es está teniendo muy buena acogida en los restaurantes”.

Reportajes

Gazpachería Malagueña, gazpachos, salmorejos y ajoblancos 100% naturales y artesanales

Gazpachería Malagueña es una pequeña empresa familiar ubicada en Pizarra, en la comarca del Valle del Guadalhorce, dedicada la elaboración artesanal de gazpacho, salmorejo y ajoblanco, con ingredientes 100%…
Reportajes

Pasas de la Axarquía y los higos secos, manjares que conquistan a todo el mundo

Las uvas pasas y los higos secos de la Axarquía son dos productos muy valorados por su gran calidad, nutrientes, propiedades y por poseer un sabor único e incomparable. Desde hace al menos tres siglos, los…
Actualidad

Cortijo La Fuente, Bentomiz, Lunares, Kieninger y Quitapenas, bodegas ganadoras de los Premios …

Las bodegas Cortijo La Fuente, Bentomiz, Lunares, Kieninger y Quitapenas son las ganadoras del VII Concurso de Vinos con Denominación de Origen Málaga y Sierras de Málaga que organiza la Diputación para…