Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Desayuno andaluz: un homenaje gastronómico a nuestra tierra

Istock

Desayuno andaluz: un homenaje gastronómico a nuestra tierra

Día de Andalucía

Pan con aceite, el alimento de oro del pueblo

Como cada 28 de febrero, los andaluces y andaluzas nos reunimos para celebrar el Día de Andalucía, y entre los muy diversos actos y actividades que se despliegan durante este día festivo, la riqueza gastronómica de esta tierra y en particular, nuestro tradicional desayuno andaluz, pan con aceite de oliva, cobra una especial relevancia en los hogares, centros educativos y negocios de restauración, brindando un merecido homenaje a estos valiosos productos locales.

El pan con aceite ha sido considerado un alimento sencillo pero esencial en nuestra dieta mediterránea. Es símbolo de una cultura de supervivencia y de comunión con un territorio, el andaluz, donde la oliva es emblema del campo.

Cabe destacar que el cultivo del olivar – que engloba al aceite de oliva, la aceituna de mesa y el aceite de orujo de oliva–, conforma un pilar fundamental en el sistema agroalimentario nacional. Según el Ministerio de agricultura, pesca y alimentación, y a tenor de los últimos datos e informes sobre la situación de mercado de este sector, la producción española de aceite de oliva supone el 70% de la producción de la UE y el 45% de la mundial. En cuanto a la superficie de nuestro país, el olivar ocupa 2,75 millones de hectáreas, estando primordialmente presente en las zonas centro-sur y este de la península, aunque es Andalucía la comunidad autónoma productora por excelencia, con el 60% de la superficie total.

En este sentido, y según el Anuario de Estadísticas Agrarias y Pesqueras (CAPADR) de la campaña 2023/2024,  Andalucía se sitúa como la mayor región productora, con 1,65 millones de hectáreas, siendo Málaga la quinta provincia destinada a esta producción olivarera, con un total de 141.167 hectáreas.

Exquisito manjar

La degustación del pan y aceite resulta nutritiva y eficiente, en tanto que el consumo del aceite de oliva ayuda a ralentizar el pico glucémico que produce la ingestión del pan.  Por ello, hablamos de un desayuno clásico y saludable, entre otras cosas, típico de los jornaleros con humildes recursos, el cual les brindaba la fuerza necesaria para trabajar y hacer de la austeridad, no obstante, una rica cultura gastronómica.

Durante el Día de Andalucía, en el que se celebra la aprobación del referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico de Andalucía, que tuvo lugar en el año 1980, se rinde igualmente un homenaje cultural al producto y a la tierra con la degustación del típico desayuno andaluz.

Una representación simbólica que ocupa un lugar destacado en diferentes espacios institucionales y enclaves de referencia, como hospitales, residencias, asociaciones, hermandades y centros educativos, siendo en este último caso, una acción implantada desde 2008 dentro de la campaña "Conoce el desayuno andaluz" y que contó con el apoyo de diversos Consejos Reguladores, entre los que se hallaba la DOP de aceite de Antequera. Un exquisito y representativo manjar que los andaluces celebramos también, consumiéndolo en nuestros hogares y bares de confianza, en nuestro día a día.

Variantes del pan con aceite de oliva

Aunque el pan con aceite ha sido considerado como un desayuno típico en España, y con especial eminencia en la comunidad autónoma andaluza, con el paso del tiempo, cada región autónoma ha ido modificando o añadiendo otros ingredientes, y de ello, han ido surgiendo nuevas variantes, como por ejemplo, la rebanada de pan con aceite y azúcar; pan con aceite y ajo; mollete con aceite, sal, tomate y jamón serrano; o pan tostado con manteca o ‘colorá’.

Un placer para nuestro paladar: pan mojado en ‘‘oro líquido’’

El aceite de oliva virgen extra, conocido por sus siglas AOVE, tiene todas las cualidades organolépticas para saborear con un trozo de pan. Ya que se trata del aceite de oliva de mayor calidad. Además, de contener un buen olor, color y exquisito sabor que enloquece a cualquier paladar. Es libre de defectos y tiene unas características especiales para su consumo en crudo. Un producto de oro, que podemos ingerir con una simple cucharada en ayunas o junto a una rebanada de pan.

Los olivos de la variedad verdial y hojiblanca dan origen a uno de los mejores aceites del mundo. Está elaborado en las tradicionales almazaras donde se producen de forma totalmente natural. Este aceite está caracterizado por tener un sabor frutado, muy dulce y agradable al paladar.

Cabe destacar algunos de los productores que producen aceite de la categoría verdial en la provincia de Málaga, como Aceite Periana o Aceite Sierra de Tejeda. Por su parte, existen otras almazaras que producen aceite de la categoría hojiblanca, siendo representativos, Aceites Tapia o Aceite de Ardales.

Asimismo, el pasado mes de diciembre tuvo lugar el certamen de premios Sabor a Málaga, homenajeando al mejor productor de Aceite de Oliva Virgen Extra de la provincia de Málaga, siendo premiadas los aceites de las almazaras Finca La Torre, Terraverne, El Labrador y Hacienda de Colchado.

Cultura sobre el Aceite

Para los amantes del aceite de oliva, está en sus manos el poder disfrutar de la cultura y conocimiento que envuelve al oro líquido de nuestra provincia a través de una publicación denominada Ruta del Aceite y los Montes de la Axarquía. Esta guía turística ofrece diferentes actividades, como la visita del museo del aceite de Periana en Mondrón, o bien, asistir a la recolección de la aceituna, que comienza en el mes de diciembre.

Por su parte, Diputación Provincial de Málaga, a través de su marca promocional Sabor a Málaga, ha editado el libro AOVE MÁLAGA que narra los orígenes, la historia y las cualidades de los Aceites de Oliva Virgen Extra de la provincia.

Beneficios del AOVE y pan artesanal

Como dato curioso sobre la nutrición, el aceite de oliva tiene propiedades saludables y beneficiosas para nuestro organismo. Como por ejemplo, nos ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y aumentar el bueno debido a su alta concentración de ácidos monoinsaturados y poliinsaturados; reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, por ser rico en antioxidantes y vitamina E; favorece la digestión de los alimentos; ayuda a reducir la acidez y mejora la absorción y el tránsito intestinal; y, gracias a la cantidad de polifenoles, nos ayuda a prevenir el envejecimiento corporal.

Por otro lado, es importante destacar la calidad e importancia nutritiva que tiene el consumo del pan artesanal. Hoy en día, la elaboración del pan artesanal es muy variada, ya que existen muchos tipos de pan artesano, desde el pan tradicional elaborado con trigo de harina blanca hasta otros tipos de panes elaborados con semillas, avena, espelta, cereales o centeno, entre otros, ya que poseen otros nutrientes y propiedades. Y, todos ellos tienen un punto en común, una preparación de alta calidad y saludable que apuesta por su gran sabor artesanal.

En nuestra provincia, contamos con diferentes empresas harineras de alta calidad, entre ellas nos encontramos con Harinas la Fuensanta, Harinera el Molino o Molino de Harina Almogía, entre otras. Además, cabe señalar a algunos de los productores que ponen el alma en su trabajo ofreciendo el mejor pan de cada día, como Mi Pequeño Obrador, Panadería Ecológica la Molineta o Tres Espigas, entre otras.

El valor del pan

Como negocio clásico e histórico, destacamos a La Curruca, la panadería más antigua situada en un pueblo malagueño de Coín. Hoy en día, son pocos los negocios tradicionales que se pasan de padres a hijos. Es por ello, que esta panadería artesanal lleva la medalla de cuarta generación y cumple dos siglos de historia. Es fascinante estar amasando pan con el mismo horno de hace doscientos años, en la que su producto estrella es el pan cateto, hecho con leña de olivo y es considerado como uno de los panes más reconocidos de la provincia malagueña.

Asimismo, debemos también hacer referencia a la panadería artesanal más innovadora de la provincia malagueña, Pan Piña, que abrió sus puertas en 1940, en Algatocín. Un negocio que elabora más de 200 variedades de panes y, además, es la primera panadería que amasa el pan más caro del mundo, elaborado con Quinoa y Chía, siendo su ingrediente de lujo, el oro y la plata comestibles; llegando a lograr grandes retos y éxitos que parecían imposibles de un simple panadero artesanal.

Entre los éxitos de esta panadería, recalcar la elaboración del pan más grande de España, con 167 kilos, reto que Pan Piña revalidó elaborando una barra de 268 kilos y de 9,57 metros. Pero la historia no acaba aquí, su éxito más asombroso es el pan elaborado con oro y plata, siendo el producto estrella gourmet más caro del mundo, valorado en 1.480 euros. Un ‘‘simple pan’’ amasado con ingredientes de primera calidad: sal de roca (extraída a mano), harinas ecológicas de quínoa, chía y avena, tomate deshidratado, malta tostada y agua dura de la sierra de Algatocín, sin faltar el lujoso ingrediente, un gramo de oro y plata comestibles, que se mezclan con la masa madre de maíz no transgénico, en polvos, copos y escamas y veinte gramos de flores. Un excelente pan gourmet con ‘‘sabor tradicional’’ que transportan a otra época.

Para los curiosos y amantes del pan, Alhaurín el Grande abrió sus puertas con la fundación del primer museo español, El Colmenero, dedicado al pan, al noble oficio de panadero, a los cereales y a la molienda.

Patrimonio gastronómico 

En definitiva, una riqueza gastronómica y culinaria muy latente cada 28 de febrero, Día de Andalucía, y que durante la conmemoración de este día tan especial, las calles de la región andaluza se visten de banderas blancas y verdes, cantan el himno de nuestra comunidad y, como cultura gastronómica, saborean el típico desayuno andaluz, en definitiva, un exquisito y artesano pan con aceite de oliva, el ‘‘oro líquido’’ de nuestra Tierra.

Volver