Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

La repostería más deliciosa de nuestra Semana Santa malagueña

WhatsApp Image 2024-03-21 at 10.42.31

La repostería más deliciosa de nuestra Semana Santa malagueña

Los dulces típicos de la ciudad salen a las calles para hacer más amena la espera de los tronos en la ciudad

La Semana Santa de Málaga es una de las celebraciones que cobran especial relevancia en la ciudad, ya que fue declarada de Interés Turístico Internacional el 16 de febrero de 1980. Desde que arranca la Cuaresma y hasta que llega el Domingo de Resurrección se viven momentos únicos y especiales gracias a las cofradías que procesionan los tronos, a las bandas de música que acompañan a los sagrados titulares de cada una de las hermandades y, en especial, a los rituales y tradiciones que conforman una cultura patrimonio de nuestra provincia. En esta representación cultural, un aspecto relevante, también protagonista de las fiestas, cabe destacar la repostería malagueña por su tradición gastronómica.

Es por ello que la Semana Santa malagueña es un período señalado para la ciudad, no solo por lo que a religión y creencias se refiere, sino por lo que trae consigo cultural y gastronómicamente. Las pastelerías se llenan de dulces típicos y los malagueños convierten sus mesas bajo el calendario de Semana Santa en una foto que esperan todo el año. Así, las mesas con platos tradicionales, la repostería, las calles llenas de gente viendo los tronos y el acento malagueño comentando la belleza de este tesoro patrimonial representan un valor que forma parte del alma del sur.

Además de las procesiones que se dan en la capital malagueña, también hay otros pueblos y ciudades del interior de la provincia que cobran especial relevancia la Semana Santa gracias a sus representaciones en vivo, procesiones o tradiciones especiales ya que hacen encuentros pasionales envueltos de magia.

Algunos de estos momentos peculiares los hayamos en el pueblo de Casarabonela, donde la Representación de la Pasión, una puesta en escena representativa que se da en la iglesia de Santiago, renuncia a paisajes exteriores centrándose en la lectura de un texto bíblico proponiendo una reflexión intensa sobre ello. Vivir esta experiencia espiritual también lleva aneja una experiencia terrenal gastronómica, y quien visite esta localidad podrá descubrir los dulces artesanos tradicionales que elaboran las diversas panaderías del pueblo.

Otro de los momentos especiales es la sobrecogedora procesión del Silencio de Ronda, un recorrido que hace el Santísimo Cristo de la Sangre y Nuestra Señora del Mayor Dolor en el corazón de la ciudad por la noche. Una monumental ciudad sobre la que se saborean torrijas, gañotes, leche frita y pestiños.

Otro de los momentos indispensables, se vive en Archidona. Se trata del encuentro de tres tronos de la Cofradía del Huerto en la emblemática Plaza Ochavada. La ‘Embajá’ del Ángel, en la que una niña desde el balcón de la iglesia de la Victoria canta unos versos a Jesús Orando en el Huerto  de los olivos y le ofrece un cáliz. En este municipio, que destaca por haber sido declarado conjunto histórico-artístico desde 1980, las Monjas Mínimas del convento de Jesús María del Socorro llevan a cabo una dulce tradición repostera permitiendo perpetuar la tradición de sus productos artesanos.

Otra de las representaciones más llamativas, se vive en Antequera y se conoce como ‘Correr la vega’, se dan durante las noches del Jueves y Viernes Santos. Las cofradías suben cuestas muy empinadas a un ritmo muy acelerado y bajo el grito de ‘¡A la vega!’. Conviene reponer fuerzas de tan apresurada hazaña, a base de pestiños, empanadillas, torrijas o unos roscos caseros de la zona y típicos de la Cuaresma.

Uno de los momentos más espectaculares se da en la provincia de Vélez Málaga, con la procesión de Jesús Nazareno, más conocido como ‘El Pobre’ que sale acompañado por la Virgen de la Esperanza. El momento más esperado de la procesión es la bendición que hace El Pobre a los veleños con su mano derecha en la plaza de las Carmelitas. Allí los veleños y visitantes pueden disfrutar de los buñuelos de viento, dulce típico en Semana Santa.

En cuanto a la representación teatral más famosa de la ciudad se vive en Riogordo, conocido como el Paso de Riogordo. Es la más multitudinaria y la que implica más participación de los habitantes por su puesta en escena. Además de una gran diversidad repostera, sus roscos de aceite forman parte de la idiosincrasia singular de la localidad.

La repostería malagueña vive jornadas idílicas en las que la cocina adquiere una influencia emblemática con un repertorio de postres y dulces típicos que pueden ser elaborados desde los hornos de las mejores confiterías hasta la propia cocina de cada hogar.

Destaca por ser sabrosa y variada, apostando por un sabor exquisito y delicioso que hacen vivir la Semana santa con más devoción que nunca. Entre los postres más sencillos y tradicionales, destacamos las torrijas, los borrachuelos, los pestiños y los huesos de santo.

Los borrachuelos son uno de los dulces típicos de ascendencia andalusí más deseados por los cofrades malagueños. Este postre frito está preparado con una masa de harina, huevo, aceite de oliva y azúcar cubierto con canela y con relleno de cabello de ángel, además de las especias, el anís y la miel que presentan un especial protagonismo.

Sin especificarSin especificar

WhatsApp Image 2024-03-21 at 10.44.28

 

Las Torrijas son postres que no pueden faltar en la semana santa malagueña. El pan sumergido en una mezcla de leche, huevos, azúcar y canela que se fríe después es sin duda un delicioso postre para que la espera a los tronos sea menos eterna.

  

 

   

 

  
WhatsApp Image 2024-03-21 at 11.02.25

Los pestiños son otros de los postres más populares. Estos pequeños bocados fritos están elaborados con una masa de harina, aceite de oliva, vino blanco dulce, anís, ajonjolí, canela y miel, que se cortan en forma de rombo y se fríen en aceite de oliva caliente. Un sabor delicioso para hacer más ameno la espera.

 

WhatsApp Image 2024-03-21 at 11.02.48

Y, por último, cabe destacar los famosos huesos de santo. Un dulce muy típico y que no puede faltar en la Semana Santa de Málaga. Estos pequeños bocados dulces se hacen con mazapán cubierto con un glaseado blanco y relleno de diferentes sabores como mermelada, crema o trufa. Sabores exquisitos y de ensueños que nos hacen vivir la espera con más ilusión.

 

Cabe destacar que durante la Semana Santa malagueña diversas panaderías y confiterías cobran un papel importante en la elaboración de exquisitos dulces tradicionales. Entre ellas, la Confitería Daver, en Ronda y Capricho Helado Artesano en Coín, son reconocidas por sus deliciosas torrijas, mientras que Confitería Pastelería Guzmán, con dulces “de toda la vida”, en Alhaurín el Grande, Pastelería El Molinero en Archidona y Obrador de Confitería Tejeros, en Málaga capital, desde 1975, son expertos en la preparación de los auténticos borrachuelos.

Para los amantes de los pestiños, sean de azúcar o miel, La Antequerana es el lugar ideal para disfrutar de esta delicia, elaborada de manera artesanal primando la calidad a la cantidad.

Además, otras panaderías y confiterías emblemáticas en la provincia como Cristo Rey, Salvador y Guijarro ofrecen una amplia variedad de productos típicos que deleitan a locales y visitantes durante esta festividad tan especial.

Volver